EL SUSURRO CLANDESTINO

EL SUSURRO CLANDESTINO
"La Inducción sin abducción es ciega, la abducción sin inducción es vacía" "Jugar al juego por el bien del juego"

sábado, 2 de diciembre de 2017

Las SAT o el olor a viejuno



Hace mucho tiempo que empecé a cuestionarme la excesiva focalización en las SAT (Structured Analytic Techniques) tan popularizadas por los Pherson y compañía. Y por eso siempre me esforcé en ir un poco más allá. Entre otras cosas yo comencé a mencionar y enseñar el análisis bayesiano (que ya era habitual por entonces, hace más de cinco años, en los programas norteamericanos) a mis alumnos del curso de la Universidad Autónoma. 

Siempre me ha parecido que la obra de Jerome Clauser supera con mucho al manual de técnicas estructuradas de los Pherson, pero éste fue tomado como referencia y aquél, siendo mucho más riguroso y aproximado a la realidad del analista de inteligencia, continúa olvidado en el baúl de los recuerdos.

Mis críticas de entonces, como las de ahora, se basan en dos puntos básicos:

En primer lugar las SAT no dejan de ser un simple recetario de técnicas pero ni mencionan el sustrato lógico sobre el que se asientan técnicas como el ACH ni ayudan al analista a pensar de forma rigurosa y sistemática.

En segundo lugar, las SAT son técnicas exclusivamente cualitativas y se olvidan por completo del aspecto cuantitativo del análisis de inteligencia. De hecho, los mismos autores reconocen en la página 47 de su libro la existencia de cuatro categorías de métodos analíticos. Y ¡oh! ¡sorpresa! dos de ellos son cuantitativos (métodos cuantitativos usando datos empíricos y métodos cuantitativos utilizando datos generados por expertos). 

Desgraciadamente, en España nos focalizamos demasiado (y en gran medida muchos programas siguen haciéndolo) en las SAT olvidando la importancia y el peso que deberían tener en los programas las técnicas cuantitativas. 

Es evidente que el aprendizaje de las técnicas cuantitativas es más difícil pero nadie dijo que ser analista fuera fácil o fuera una profesión para todo el mundo. Por el momento las condiciones de acceso a los programas son bastante flexibles y casi todo el mundo tiene cabida independientemente de su formación. Me temo que esto va a cambiar en poco tiempo. Pronto veremos programas especializados que van a requerir un mayor esfuerzo por parte de los alumnos y también más especialización del profesorado. Los que se unan al carro permanecerán como estudios de referencia, los que no lo hagan seguramente desaparecerán. 

Durante algún tiempo me esforcé en defender este punto de vista pero, en honor a la verdad, ya he tirado la toalla. En este país de nada sirve que tengas razón o no. Es un país de fobias y filias que no entiende de objetividad.  Mientras, las universidades siguen planteando a sus estudiantes programas sin pies ni cabeza llenos de generalidades que no consiguen otra cosa que decepcionar las expectativas de los alumnos, decepción que algunos vuelcan en las redes sociales como vehículo transmisor de algo tan comprensible como el derecho al pataleo.

Lo dicho, las SAT huelen a viejuno.








martes, 5 de septiembre de 2017

Qué quieren decir los analistas cuando hablan de catalizadores?


La inteligencia, como cualquier otro campo, tiene una jerga que le es propia, jerga que los analistas suelen emplear muy a menudo para definir situaciones o eventos. Unas expresiones son más conocidas que otras. Muchas de ellas han sido acuñadas "ex profeso" pero otras son tomadas prestadas de otras áreas de conocimiento. Por ejemplo, playback o blowback o flap potential son términos habitualmente utilizados. El término catalizador está tomado prestado de la química.

Es sabido que un analista de inteligencia analiza y resuelve situaciones, un buen analista sabe detectar lagunas y oportunidades, pero solo los mejores son capaces de intervenir y modificar el sistema para llegar al escenario final deseado.

Lo más indicado para adentrarse en el estudio de los catalizadores de trasformación social y política es comenzar por el andamiaje más básico, esto es, las relaciones causales. Hay diferentes clases de relaciones causales: monocausalidad directa, multicausalidad directa, incluso cadena de multicausalidad sucesiva. Pero el objetivo de esta entrada no es explicarlas aquí.

Para los analistas de inteligencia, habitualmente lo más importante es cómo ganarle la carrera al tiempo y adelantar acontecimientos previamente diseñados. En román paladino y en esencia se busca cómo hacer que una causa o causas remotas de algo se conviertan en una causa próxima o próximas del suceso en cuestión con vistas a llegar al escenario deseado. Y la palanca para hacer esto no es otra que los catalizadores.

En otro de mis análisis ya expuse de forma sintética qué son y cuáles son los catalizadores más básicos:

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_marco/2016/DIEEEM07-2016_Catalizadores_GolpesEstado_JPSomiedo.pdf


Pero, evidentemente, en todo sistema abierto, esperar que las relaciones causa y efecto se comporten siempre invariablemente de una determinada manera es poco menos que un sueño irrealizable. Muchas cosas pueden no funcionar o sencillamente salir mal. Por eso siempre se deben calibrar los posibles beneficios que se pueden obtener con las consecuencias si el plan no sale como se esperaba.

Evidentemente, actúar sobre el sistema requiere comprender su funcionamiento, esto es, no sólo análizar cómo se comporta cada elemento por separado sino como funciona el conjunto y las posibles propiedades o condiciones emergentes surgidas de la interrelación de esos elementos.





miércoles, 15 de marzo de 2017

Sobre el ego, la memoria selectiva y la avaricia en los servicios de inteligencia

No hace mucho tiempo el director del CNI, general Félix Sanz Roldán, hacia público un Código Etico para el Centro: https://www.cni.es/comun/recursos/descargas/CODIGO_ETICO_CNI.pdf

Dicho código, más que centrarse en las actividades del CNI que, evidentemente, pueden no ser siempre del todo morales y éticas por las exigencias que requiere la obtención de información de fuentes humanas u otras operaciones encubiertas, ponía el acento en la ética de sus agentes y analistas a nivel personal y profesional.A continuación expondré dos de los problemas que consideró más generalizados en algunos miembros de los servicios de inteligencia en general y a nivel internacional. 

Deja tu ego en la puerta cada mañana y simplemente haz tu trabajo

El primero de ellos es el ego. Un handicap muy común y que puede tener consecuencias desastrosas provocando no pocos problemas no solo al individuo sino al propio servicio. En un servicio de inteligencia todo el mundo es necesario pero nadie es imprescindible. No hay pocos analistas y agentes que se creen las estrellas del circo y que sin su inteligencia sobresaliente y su sagacidad a prueba del mismísimo Sherlock Holmes las cosas no funcionarían. Lo cierto es que en la mayoría de los casos no es así. La mayoría de ellos suele llevarse una desilusión al comprobar cómo, una vez retirados del servicio, las cosas siguen funcionando igual de bien o igual de mal que cuando ellos estaban en activo. Pero, desde su perspectiva, cualquier tiempo pasado fue mejor y no dudan, a veces, en criticar a los que fueron sus antiguos compañeros. El ego es algo muy español. El español medio cree saber de todo y opina de todo. Estamos acostumbrados a verlo en casi todos los ámbitos de la vida. Pero a un agente de inteligencia se le supone una cultura y un nivel muy por encima de las tertulias del café.

Eres algo más que un funcionario

El personal de un servicio de inteligencia debe tener como valor principal el servicio a su país, servicio que, en algunas ocasiones, requiere entregar la vida misma, como los agentes asesinados en Irak o sacrificar elementos de tu vida privada, en la mayoría.

Tristemente lo cierto es que no todo el personal tiene este concepto. Se han dado situaciones verdaderamente quijotescas como el caso de aquel coronel que se fue de compras con su pareja al Corte Inglés cuando se estaba desarrollando una importante operación en la que él estaba al mando.

Con esto no quiero decir que quien trabaja en el CNI deba ser un antisocial por naturaleza, pero debe mentalizarse de que no tiene un trabajo como otro cualquiera que requiere no solo la discrección sino también, en muchas ocasiones, algo que ha venido en llamarse eufemísticamente el aislamiento social creativo. Ni las propias parejas deben saber, por su propia seguridad, en que cosas concretas se está trabajando. Eso es algo que los militares entienden a la perfección, por defecto de formación, pero que algunos civiles no logran encajar.

Dicho esto, los hombres y mujeres que trabajan en el CNI merecían tener el estatuto de personal, con sus obligaciones pero también derechos que se ha elaborado no hace demasiados años.

La memoria selectiva

Causa cierta gracia observar como antiguos miembros del ya desaparecido CESID salen ahora a la palestra a revelar secretos inconfesables  dándoselas de ciudadanos ejemplares. Esos ciudadanos ejemplares que ahora vienen a ilustrarnos no lo hicieron antes. ¿Por qué?. Porque evidentemente temían perder su puesto y las represalias y su puesto y el sueldo era más importante para ellos que su país. Asi que de ciudadanos ejemplares tienen más bien poco. Por otro lado es curioso como se acuerdan nada más de lo que les interesa, dejando a un lado muchas otras cosas, entre otras, su propia trayectoria. Muchos de los antiguos miembros del CESID figuraban en nómina en la CIA y esto era sabido y conocido por todos. Incluso se hacían comparaciones de lo que pagaban unos y otros. Asi que dejemos el supuesto patriotismo a un lado para hablar de los lios de cama del Rey y del 23F y hablemos de los propios que son numerosos y abundantes.

La avaricia rompe el saco

La avaricia es uno de los pecados capitales. No son pocos los que, una vez retirados del servicio, supongo que con un merecido retiro y un sueldo acorde con su condición, no dudan en querer ganar más dinero y sacar provecho de lo que ellos creen unas facultades innatas. De esta forma crean consultorías que la mayoría de las veces no venden más que humo, hacen las veces de asesores sobre cosas que desconocen, imparten clases en postgrados universitarios y procuran sacar el máximo provecho económico de su imágen como ex miembro de los servicios de inteligencia.

Todo esto sería excusable en cierta medida si las necesidades económicas les obligaran a hacerlo pero lo cierto es que, en la mayoría de los casos, reciben una pensión suficiente como para que ellos y sus familias puedan vivir tranquilamente.

Un episodio relativamente reciente ilustra lo que acabo de afirmar. Ahí tienen a Chistopher Steele, ex espía del MI6, y su consultoría "Orbis Business Intelligence" elaborando informes evidentemente falsos previo pago de suculentas cantidades pecunarias. Una actividad con la que, a buen seguro, se ha ganado el reproche de sus antiguos compañeros del MI6. 

Por lo demás, en España también hemos tenido a personajes como Francisco Paesa o, más recientemente, Roberto Flórez. Todos tienen un denominador común; son avariciosos y creen ser más listos que los demás. Además no dudan en poner en apuros a los propios servicios donde desempeñaron su labor y su trabajo.




viernes, 3 de marzo de 2017

La presentación de un libro

Esta semana se ha presentado en el IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos) otro libro sobre inteligencia. Esta vez versa sobre los conceptos fundamentales de inteligencia. En él participan 44 expertos de ocho países diferentes. Yo todavía no he podido leerlo, entre otras cosas porque su precio me parece desorbitado, y, por tanto, no haré una crítica sobre él. Tampoco he podido acceder al índice de contenidos. La honestidad intelectual pasa, entre otras cosas, por no criticar aquello que ni tan siquiera has leído y que, sin lugar a dudas, tendrá cosas y contenidos muy loables.

Lo que si voy a criticar, si el lector me da su permiso, es el estancamiento de la disciplina en generalidades varias que nada o muy poco tienen que ver con lo que en realidad le importa al analista profesional que no es otra cosa que la metodología de análisis y sus senderos más o menos transitables. Yo, personalmente, hace mucho que huyo de obras generalistas o más o menos noveladas sobre la materia. Suelen aportar muy poco, cuando lo hacen, a mis inquietudes e intereses con lo que respecta a la disciplina.

Lo cierto es que, a dia de hoy, la brecha entre teoría y profesionalización es sensiblemente grande. Es decir, existe un abismo entre lo que se publica y lo que, a veces, se enseña y lo que utiliza realmente el analista profesional. Y las obras de carácter generalista no contribuyen precisamente a reducir esa brecha sino que incluso la aumentan.

En España hace ya mucho tiempo que se está intentando dar bases científicas a la disciplina, pero esto no ha llegado a cristalizar precisamente porque se obvia el meollo de la cuestión. Y es que el corazón de la inteligencia es la etapa de análisis del denominado Ciclo de Inteligencia y dentro de esta etapa la metodología de análisis es el humus primigenio de todo lo demás. Sinceramente creo que ese no es el camino y que por ahí no se llegará a ningún lado. 

Por otro lado, se necesita, de una vez por todas, consensuar los contenidos sobre la disciplina impartidos en las distintas universidades, contribuyendo así a establecer las bases y los criterios para una posterior profesionalización como se hace en otros países. Pero en este bendito pais, algo que parece lógico, no lo es tanto, porque, frecuentemente los intereses varios pesan más que el querer hacer bien las cosas e impartir calidad a los futuros analistas. Y ahí tiene su parte de responsabilidad el CNI con su director  la cabeza.

Aún a día de hoy se escuchan cosas como que lo fundamental para un analista es el dominio de varias lenguas. Evidentemente esto es importante, pero ni mucho menos es lo que define a los mejores analistas. Lo que es fundamental es manejar las distintas formas de pensamiento, dominar las etapas del análisis y la metodología de análisis, tener las capacidades necesarias para analizar y relacionar todo tipo de información bien sea cualitativa o cuantitativa y poseer los conocimientos en herramientas y software adecuados. Los analistas no son linguistas, ni tampoco documentalistas y esto debería quedar claro. Como el lector observará todos estos puntos que he mencionado requieren una formación específica.

Si queremos desvincularnos de la tradición anglosajona y crear pensamiento propio en la materia, como afirmó el director del CNI, debemos construir sobre principios sólidos y no sobre generalidades. Y hasta ahora se ha escrito mucho sobre los accidentes pero no sobre la esencia. Quizás, con un poco de suerte, algún día, pueda leer un volúmen, escrito por expertos nacionales, conocidos o no tan conocidos, dedicado exclusivamente a la metodología de análisis y decir que realmente todo el esfuerzo mereció la pena.

El director también hablo de que hay que estar preparados para que la palabra inteligencia entre en el ámbito civil. Yo voy un poco más allá. En la segunda guerra mundial tuvieron una participación decisiva los civiles, mujeres y hombres, que, incorporándose al Ejército por las circunstancias, fueron destinados a labores de inteligencia. Formar a los ciudadanos en inteligencia no es un brindis al sol, puede ser decisivo en caso de confrontación bélica, donde no se puede improvisar sobre la marcha y donde a menudo las capacidades de inteligencia deben ser reforzadas obligatoriamente y deprisa.

En la presentación, como no puede ser de otra forma, se habló mucho de los avances, pero no se observó ni una leve crítica a lo que se ha hecho no tan bien. Valgan estas palabras como crítica constructiva.

domingo, 12 de febrero de 2017

Un proyecto que no fue

Hola a todos de nuevo:

Los cuadernos de la Guardia Civil han tenido la gentileza de publicar, en su último número, mi trabajo sobre el uso terrorista de la táctica de negación de área. Podéis buscarlo en esta dirección:

http://www.guardiacivil.es/es/institucional/Cuadernos_de_la_Guardia_Civil/index.html


Hace tiempo que me sumergí en la tarea de crear un manual para analistas de inteligencia para dar apoyo a mis clases en el titulo de experto en análisis de inteligencia de la Universidad Autónoma de Madrid.  En un principio mi idea era la de un manual colaborativo entre varios, al estilo norteamericano, pero ya sabéis que en este país es difícil hacer nada colaborativo. Unos no participan porque realmente no creen en el proyecto y otros porque creen que sus doctorados les acercan al cielo del conocimiento y no están para encarnarse en tareas tan mediocres. Total que fue haciéndolo yo solo a base de echarle horas y ganas.

El manual esta basado exclusivamente en la metodología de análisis en inteligencia y en cuestiones prácticas que rodean la vida cotidiana del analista y su desempeño profesional. A mi entender, no tiene nada que envidiar a los manuales norteamericanos. Es más, en algunas cuestiones los supera ampliamente.

Por otro lado, las editoriales tampoco ponen las cosas fáciles. Y la editorial de defensa que ha publicado cosas completamente anodinas y sin sustancia en esta materia, no creo que esté por la labor. A decir verdad tampoco me he molestado en preguntar.  Total que mi manual de 200 páginas exclusivamente dedicadas a la metodología de análisis en inteligencia duerme el sueño de los justos en el baúl. Lo último que trabajé fue el apartado dedicado al análisis de riesgos adversarios en el que explicaba la técnica mediante un ejemplo de mi propia cosecha y explicaba paso a paso el código utilizado en R y el tema de patrones.

Estoy completamente seguro que en EE.UU el manual ya habría salido a la luz en un formato u otro y ya habría sido convenientemente publicitado en Europa y en Latinoamérica. Pero en España esas cosas son poco menos que imposibles. Aquí os dejo el índice del manual con las materias tratadas para que podáis comparar con otros manuales al uso

PREFACIO
INTRODUCCIÓN
PARTE I: FUNDAMENTOS DEL ANÁLISIS DE INTELIGENCIA
11. ¿QUÉ ES EL ANÁLISIS DE INTELIGENCIA?
22. MÉTODOS DE RAZONAMIENTO ELEMENTALES
2.1. Pensamiento Lógico
2.2. Pensamiento Analógico
2.3. Pensamiento Sistémico
2.4. Pensamiento Lateral
33.  ALGUNAS CUESTIONES EPISTEMOLÓGICAS VINCULADAS AL ANÁLISIS
3.1. La carga teórica de la observación
3.2. La cláusula céteris paribus
3.3. Los riesgos de la metrización de información cualitativa
3.4. Correlación y causalidad
3.5. Multicolinealidad
44.  LA NATURALEZA DUAL DE LA INFORMACIÓN
55.  LA OBTENCIÓN Y EVALUACIÓN DE LA INFORMACIÓN
PARTE II: TÉCNICAS Y METODODOLOGÍA DE ANÁLISIS
66.  EL ANÁLISIS Y SUS ETAPAS
77. TÉCNICAS DE VISUALIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN  Y APOYO A LA DECISIÓN
7.1.  Link analysis
7.2.  Timeline
7.3.  Matrices: Análisis DAFO o SWOT
88.  TÉCNICAS CREATIVAS
8.1.  Brainstorming
8.2.  What if?
8.3.  Análisis de futuros alternativos
99. EL ANÁLISIS DE HIPÓTESIS EN COMPETENCIA (ACH)
110.   MÉTODO DE ANÁLISIS GEOPOLÍTICO – MILITAR: ANÁLISIS PMESII-PT Y ASCOPE
111.   ESTUDIO DE RELACIONES ENTRE VARIABLES
11.1.         Regresión Simple
11.2.         Regresión Múltiple
11.3.         Tablas de Contingencia
11.4.         Regresión Logística (Logit)
112.   ESCALADO MULTIDIMENSIONAL MÉTRICO
113.   ESTUDIO DE PATRONES
13.1.         Patrones espaciales
a)     Geocodificación y visualización de Hot Spots utilizando R
b)     Cálculo del centro de gravedad
c)      Predicción de pautas espaciales (PAI)
13.2.         Patrones temporales
13.3.         Patrón climático
114.   CÁLCULO DE PROBABILIDADES
14.1.         Probabilidad Condicional y Probabilidad Total
14.2.         Análisis bayesiano
115.   ANÁLISIS DE RIESGOS ADVERSARIOS (ARA)
15.1.         Modelo Defensa-Ataque-Defensa secuencial
15.2.         Análisis mediante la Teoría de Juegos
15.3.         Análisis ARA

116.   PROSPECTIVA
16.1.Análisis estructural de variables (MICMAC)
16.2.Análisis de actores (MACTOR)
16.3.Método Lamp
117.   EL MEMO ANALÍTICO Y EL ANÁLISIS DE INFORMES
PARTE III: EL ANALISTA Y SU PROFESIÓN
118.   SOFTWARE ESPECIALIZADO Y SOFTWARE LIBRE
119.   LAS TRES ACOTACIONES CLÁSICAS DEL ANALISTA
220.   ELABORACIÓN DE INFORMES
221.   PSICOLOGÍA DEL ANALISTA
222.   EL MUSEMENT DEL ANALISTA
223.   CUANDO EL ANALISTA FIRMA SU PRIMER CONTRATO

EL DECÁLOGO DEL ANALISTA DE INTELIGENCIA
ANEXO I: EL LANZAMIENTO DE COHETES V-2 SOBRE LONDRES Y LA DISTRIBUCCIÓN POISSON
ANEXO II: CUADERNO DE EJERCICIOS
ANEXO III: NOTA INFORMATIVA DESCLASIFICADA DEL CNI
BIBLIOGRAFÍA



















jueves, 19 de enero de 2017

El uso de patrones en inteligencia militar

Hola de nuevo a todos desde este pequeño rincón que preside mi buho trasnochador.

 El grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI) vinculado a la Universidad de Granada ha tenido la amabilidad de publicar mi estudio sobre el uso de patrones en inteligencia del que ya habíamos hablado en otra entrada de este blog. El artículo contiene aportaciones nuevas que quizás sean de vuestro interés. Podéis encontrarlo y descargarlo en la web de GESI y en concreto en el siguiente enlace:

http://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/notas-t%C3%A9cnicas-sobre-el-estudio-de-patrones-en-el-an%C3%A1lisis-de-inteligencia-militar

Un saludo y hasta la próxima

jueves, 24 de noviembre de 2016

La savia de la diplomacia vaticana



Recientemente en una ponencia, el Coronel Manuel Rey, ex alto cargo del servicio de inteligencia español, afirmaba que, sin lugar a dudas, el mejor servicio de inteligencia era el servicio de inteligencia del Vaticano.

Ciertamente el Vaticano tiene la mejor inteligencia humana (HUMINT en el argot) de todos los servicios aunque sólo sea por su tamaño y extensión, pero, al mismo tiempo, el del Vaticano no se parece a ninguno de sus homónimos. Las diferencias son notables no sólo en intereses y objetivos (en este caso la promoción de la fe y el desarrollo a todos los niveles del ser humano) sino también en personal, estructura y medios de acción.

El servicio de inteligencia vaticano fue un servicio muy temido en otros tiempos históricos y era conocido por los asesinatos, envenenamientos y demás lindezas de sus agentes. Hoy en día su capacidad de disuasión se apoya en dos elementos: pon un lado su capacidad de obtener información y analizarla y por otro sus poderosos y potenciales aliados como fue el caso de la CIA.

Todas estas cosas y algunas otras podréis encontrarlas en mi último trabajo para el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) recientemente publicado, que lleva por título "La diplomacia vaticana y su influencia como actor destacado en la actualidad de las relaciones internacionales" y cuyo link os dejo a continuación:

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2016/DIEEEO117-2016_DiplomaciaVaticana_JuanPabloSomiedo.pdf


Para terminar, una foto para el recuerdo de mi álbum personal:








Visit Esprintel